CE CARROI 0 – ATLÈTIC CLUB ESCALDES 2

El equipo vuelve a la senda de la victoria contra el CE Carroi y suma tres puntos importantísimos para conservar la segunda posición en la tabla clasificatoria. De esta manera, también se aumenta la distancia con los cuatro últimos puestos, y el Atlètic se afianza en las posiciones que dan acceso a competiciones europeas

Se podría decir que la victoria se fraguó en los primeros cuarenta y cinco minutos, ya que en la segunda parte el equipo no estuvo fino, y pese a no sufrir en ningún momento, no tuvo la suficiente calma como para dormir el partido y hacer valer la ventaja de dos goles con la que se había ido al descanso.

Las ocasiones tardaron algunos minutos en sucederse. No fue hasta el minuto 8’ cuando el portero del CE Carroi se vio obligado a realizar la primera gran intervención. Tras un córner, Jaime Grondona remataba fuerte de cabeza y el arquero respondía rápido y ágil abajo.

El equipo controlaba el balón y el partido. Se sentía cómodo y llegaba a la zona del área rival con relativa facilidad. Gracias al juego combinativo, fueron varios los córners y las faltas de las que se dispuso en los primeros minutos, sin embargo, el gol llegaría en una acción de corte más individual. En el minuto 15’, Nicolás Minutella agarraba el balón, y perfilándose hacia su pierna dominante soltaba un zurdazo seco desde unos treinta metros e inauguraba el marcador y su cuenta particular esta temporada.

No tardó en llegar el segundo. La jugada se inició con un buen robo de Fabio Serra. Este recibía una fea falta por parte del rival. El árbitro aplicaba bien la ley de la ventaja, ya que tras golpear la pierna de Fabio, el infractor tocaba el balón y se lo hacía llegar a Gemelson Vieira. Tras un buen control y un recorte, el diez azulón aguantó hasta que Jaime Grondona se desmarcó y le cedió la pelota para que el chileno definiera al primer toque con un fuerte disparo que se colaba cerca de la escuadra del CE Carroi. Minuto 19’ y el Atlètic ya mandaba por 0-2.

El equipo pudo haber aumentado la ventaja con un par de ocasiones claras. En el minuto 38’, Gemelson tocaba en corto una falta cerca del vértice izquierdo en zona de ataque, y Grondona enviaba un misil que a punto estuvo de doblar las manos del portero y convertirse en el tercero. Pero sin duda, la ocasión más clara del encuentro estuvo en las botas de Fabio Serra. Grondona controlaba y abría hacía el portugués, que estando solo no supo definir en su mano a mano contra el portero. Se lamentaba Fabio en el minuto 39’, ya que esa podía haber sido la sentencia antes del descanso.

La segunda parte nada tuvo que ver con la primera. Descontrol y poco juego por ambos bandos. Y salvo alguna acción aislada en la que uno y otro equipo pisaron el área rival, todo sucedía en una zona central en la que poco a poco se iban caldeando los ánimos.

En el minuto 70’ Nico Minutella veía roja directa tras haber sido objeto de una agresión por parte del capitán del CE Carroi. El de Buenos Aires recibía un clarísimo puñetazo en el pecho mientras el balón estaba parado. Al increpar a su agresor por la actitud antideportiva que había tenido, el árbitro expulsaba al argentino por interpretar como desmedida su respuesta.

Tan solo cuatro minutos después, el mismo protagonista de la agresión anterior dejaba la marca de sus tacos en la espinilla de Grondona. El nueve chileno dejó el frente de ataque. La posición en la delantera la cubriría Borja Pimentel, que ingresó en sustitución de Jesús Álvarez. El de Arriate tuvo la última del partido en el 89’. Encaró solo hacia la portería y definiendo raso con la pierna izquierda ante la salida del guardameta, estrellaba el balón en el poste.

No dieron para más los 5’ de añadido. El árbitro pitó el final del partido y los tres puntos subieron al casillero.

ATLÈTIC CLUB ESCALDES 3 – UE ENGORDANY 3

Reparto de puntos en el duelo parroquial. Un emocionante partido donde el Atlètic Club Escaldes, fiel al estilo seguido durante toda la temporada desplegó mejor fútbol que una oportunista UE Engordany, la cual aprovechó muy bien sus oportunidades para conseguir hasta dos goles de ventaja y poner en aprietos a los nuestros.

Pese a contar con numerosas bajas que obligaban a Luís Blanco a cambiar el esquema y reubicar a jugadores en posiciones no naturales, la de hoy ha sido hasta el momento una de las mejores primeras partes de la temporada. Quizás debido a ese reajuste táctico y a las amplias medidas del Estadio Nacional, el equipo se sentía cómodo con un juego mucho más vertical e incisivo que el propuesto en jornadas anteriores. En los primeros diez minutos ya eran varias las jugadas de peligro generadas, tanto por internadas, como corners y saques de falta.

En el minuto 2’, Nikola no acertaba a conectar con potencia un remate de cabeza que se marchaba por encima del larguero. Tres minutos después, una indecisión entre el defensa y el portero de la UE Engordany acababa con la cesión del primero estrellándose en el palo y con la pelota saliendo a córner. Xavi Vieira y Jesús Álvarez hacían sendos intentos antes de cumplirse el primer cuarto de hora del partido.

No sería hasta el minuto 17’ cuando Alex Ruiz se veía obligado a realizar una gran parada como respuesta a un disparo desde el vértice del área grande que se colaba por la escuadra izquierda de la portería defendida por el cancerbero francés. Sin embargo, tan solo cuatro minutos después, tras una salida de Alex fuera del área, el delantero rival, con gran dosis de fortuna se quedaba con el balón y acertaba a poner el 0-1 en el marcador desde una posición bastante escorada. Corría el minuto 21’.

Lejos de variar el guión del partido, el equipo seguía buscando el gol y siendo muy incisivo a través de las botas de Nicolás Minutella y Gemelson Vieira. Los dos zurdos conseguían romper las líneas en conducción y asistían a sus compañeros en banda para seguir buscando el área rival donde Jaime Grondona mantenía su ya habitual lucha aérea con los defensas centrales del equipo rival. Así se llegaba al descanso.

La segunda parte comenzaba con susto. Tras una jugada un tanto rara en defensa, el balón quedaba franco para el delantero rival que molestado por Xavi Vieira enviaba el balón fuera en lo que parecía un gol cantado.

En el minuto 50’ Nicolás Minutella hacía de las suyas. Tras encarar y dejar clavado al lateral izquierdo rival, ponía un balón al segundo palo para que Grondona picase de cabeza como mandan los cánones y así establecer el empate. Parecía que la fórmula iba a repetirse. Tan solo tres minutos después, Minutella volvía a deshacerse de su marca trazando una diagonal y metía un balón en profundidad para el delantero chileno, que a su vez cedía para la llegada de Xavi Vieira en el punto de penalti. El ocho remataba muy flojo a las manos del portero.

La alegría y empuje que había supuesto el empate se esfumó de golpe en el minuto 54’. En una bonita jugada individual, un centrocampista rival rompía la línea del centro del campo en una arrancada y dejando atrás a varios jugadores del Atlètic combinaba con el número once. Tras un control orientado y giro, el ariete blanquinegro batía a Alex con la zurda de disparo raso cruzado.

El resultado no estaba siendo justo en comparación con el juego desplegado, y el rival estaba consiguiendo mucho con una propuesta muy sencilla. El equipo parecía aturdido y sin tiempo para levantarse de la lona, la UE Engordany hacía el tercero en un desajuste defensivo. Un centro al área encontraba al central de la UE completamente solo. Lanzándose en plancha remataba el balón al fondo de la red. Ahora sí parecía que las posibilidades de puntuar se escapaban por completo.

Los nervios propios del miedo a la derrota se palpaban, y parecía que el equipo podía dejarse llevar, pero faltaban muchos minutos para el final. Luís Blanco movía el banquillo. Chema Ramirez dejaba su hueco a Dylan Hernánde, y Luigi San Nicolás entraba al campo en sustitución de Xavi Vieira. Nikola Žugić retrasaba su posición al eje de la defensa y Matías Rudler y Fabio Serra pasaban a convertirse en dos extremos más.

Jesús Álvarez, en otra destacada actuación organizando y dando equilibrio al centro del campo, se hacía con el balón para tratar de organizar el juego e imponer orden a la hora de atacar. Él sería el encargado de servir el córner en el que Jaime Grondona cabeceaba de manera espectacular obligando al portero de la UE Engordany a despejar el balón que un atento Adri Rodrigues enviaba al fondo de la red con mucha habilidad. Era el minuto 75’.

Con el equipo volcado en el ataque, Alex Ruiz mantenía con la esperanza al Atlètic enviando a córner un mano a mano con el delantero rival. Esa acción terminaría siendo clave, porque en el minuto 88’, otro córner en el área rival servido por Jesús Állvarez lo volvía aprovechar Adri para llegar desde atrás y sellar su doblete consiguiendo así el empate.

El equipo cede el liderato, pero sale reforzado a nivel anímico. La semana que viene una nueva oportunidad para seguir luchando por el objetivo. Som-hi!.

UE SANTA COLOMA 1 – ATLÈTIC CLUB ESCALDES 0

La UE Santa Coloma se lleva la victoria gracias a un gol de penalti en el minuto 63’. Los colomencs aprovecharon la amplia superioridad numérica que el colegiado Luís Miguel Do Nascimento Teixeira decidió empezar a otorgarles a partir del minuto 38’ con la doble amonestación a Moisés San Nicolás. El internacional andorrano era expulsado habiendo cometido únicamente una falta, ya que la primera tarjeta la recibió por llevar unos calentadores de un tono de azul sutilmente diferente al de la equipación. Hecho curioso, ya que segundos antes, uno de los jueces de línea le había autorizado a entrar con ellos después de la consulta del propio jugador.

Pese a la inferioridad, el Atlètic se hizo con la posesión durante toda la primera parte. Ese buen criterio con la pelota se tradujo en varias ocasiones que convirtieron al guardameta Ferrán Pol en el jugador más destacado de su equipo, viéndose obligado a realizar intervenciones de mérito en varias jugadas de ataque del Atlètic. Las dos más destacadas nacieron de los pies de Jaime Grondona. El chileno probaba al portero en el minuto 41’ y 42’ con sendos disparos.

La segunda parte empezaba como terminó la primera, el arquero de Santa Coloma metía los puños para rechazar una falta ejecutada por Gastón Machado y alejaba el peligro. A partir de ahí, el partido se rompía y las ocasiones en una y otra portería se sucedían. En el minuto 56’ Alex Ruiz mantuvo el empate en el marcador gracias a un difícil mano a mano con el delantero rival que el francés solventaba de manera magistral. Sin embargo, en el minuto 63’, su estirada no fue suficiente para detener el penalti que el árbitro señaló tras una falta de Rafa Santos que se produjo fuera del área. Además del tanto del Santa Coloma, suponía la expulsión del capitán.

Pese a jugar con dos hombres menos, el Atlètic seguía yendo a por el partido y pese la inferioridad numérica, conseguía poner en aprietos a un Santa Coloma que trataba de despejar balones orientados para sorprender a la contra y cerrar el partido. En uno de esos balones, Alex Ruiz volvió a hacerse grande en otro mano a mano para evitar el segundo y mantener al equipo con posibilidades de empatar el partido.

Aunque el equipo luchó contra todas las adversidades y decisiones arbitrales hasta vaciarse, no fue posible. Se escaparon los tres puntos, pero el equipo mantiene el liderato y la convicción de que la línea de trabajo es la correcta. Enhorabuena a la UE Santa Coloma.

FC SANTA COLOMA 0 – ATLÈTIC CLUB ESCALDES 2

Tocaba cerrar la primera vuelta contra uno de los equipos históricos de la competición y un rival directo en la carrera por los puestos que dan acceso a Europa. Ambos equipos sabían de la importancia de sumar tres puntos y eso se tradujo en unos primeros minutos de juego donde las defensas se imponían sobre el ataque, y donde a pesar del desorden táctico, el FC Santa Coloma parecía decantar la balanza a su favor en lo que a control de balón se refiere.

La posesión de los de Santa Coloma no inquietaba a un Atlètic que hizo raya en tres cuartos de campo en zona defensiva y presionaba para tratar de recuperar la pelota. Fruto de esa esa presión, el árbitro consideró merecedora de tarjeta amarilla una inocente falta que Matías Rudler cometía cerca del centro del campo después de tratar de robar el esférico para salir a la contra. Poco después, tras ir a ras de suelo en un balón dividido, de nuevo mostraba amarilla a Gemelson Vieira. Corría el minuto 20’, y en poco más de diez minutos dos de los jugadores más potentes ya habían visto condicionada su participación en el encuentro.

En el minuto 22’ llegaría la primera acción de relativo peligro. Se produjo en las botas de Gemelsón Vieira. El portugues disparaba a portería y el balón salía rechazado a córner. Hasta el minuto 33’ no se sucedería otra jugada destacada de ataque, y dos minutos después, en el 35’, tras un saque de córner llegaba la ocasión más clara hasta el momento. Nikola remataba desviado de cabeza y el balón se perdía a la izquierda de la portería.

El susto llegó poco antes del descanso. En una buena acción de un atacantE COLOMENC, se metía hasta el corazón del área y obligaba a Alex Ruíz a realizar una parada de mérito para enviar el balón por encima del larguero y forzar el saque de esquina.

La segunda parte empezó como la primera. A ambos equipos les costaba pisar el área rival, y cuando se acercaban eran acciones que no entrañaban peligro. No fue hasta el minuto 71’ cuando Jaime Grondona fue objeto de un empujón dentro del área cuando se disponía a chutar con su pierna izquierda. El delantero chileno era derribado claramente cuando se encontraba en disposición ventajosa ante el defensa del FC Santa Coloma, pero el árbitro no consideró que el contacto fuese suficiente para pitar penalti.

Diez minutos después, llegaría el gol del Atlètic.  A la salida de un córner, el balón le caía a Xavi Vieira. Tras un buen control, el número ocho disparaba seco desde fuera del área y el portero no lograba quedarse con la pelota. Un atento Rafa Santos, remataba de cabeza y se estrenaba esta temporada para adelantar a nuestro equipo en el 81’. 

Conscientes de que en partidos anteriores el equipo reculó demasiado tras ponerse en ventaja, se subieron las líneas para impedir que el FC Santa Coloma reaccionase colgando balones al área. En el tiempo de añadido llegaría la sentencia. Jesús Álvarez, que había debutado en la liga minutos antes, cedía un balón dentro del área para firmar su primera asistencia y habilitar a Gemelson Vieira, que de tiro raso cerraba el partido.

El equipo sella una buena primera vuelta y acaba líder en solitario después de las siete jornadas que marcan el ecuador de la competición regular.

ATLÈTIC CLUB ESCALDES 3 – FC PENYA ANDORRA 0

Con una temperatura ideal para la práctica del fútbol, el equipo saltaba al campo concienciado de la importancia de sumar tres puntos para continuar enganchados en la disputa de los puestos que dan acceso a las competiciones europeas.

Aprovechando la amplitud que ofrece el Estadio Nacional, Luís blanco apostaba por un centro del campo con jugadores de corte más técnico con el objetivo de hacerse con la posesión del balón. Sin embargo, durante la primera parte, debido a esa misma amplitud, el equipo se encontraba algo roto y le costaba aportar fluidez al juego a causa de la gran separación entre líneas.

Las imprecisiones en la salida de balón del FC Penya Andorra, hacían que el Atlètic dominase a base de calidad y combinaciones aisladas, más que por el juego colectivo. De esta manera, tras un córner a favor, se producía la jugada polémica del encuentro. Un defensor del Penya golpeaba el balón con la mano dentro del área, pero el colegiado no señalaba penalti.

En el minuto 14’, una potente arrancada desde el centro del campo de Gemelson Vieira provocaba una falta al borde del área. El encargado del lanzamiento sería Gastón Machado. El uruguayo, que esta semana cumplía años, la mandaba alto buscando el ángulo derecho de la portería rival, y ponía sobre aviso de cómo tenía intención de celebrar su 34 cumpleaños.

Salvo por algún córner aislado, el FC Penya Andorra no generaba ocasiones de peligro y el Atlètic seguía a lo suyo. En el minuto 24’, Moisés San Nicolás trataba de sorprender desde larga distancia. El rechazo del portero le caía a Gastón que remataba desviado lo que hasta el momento era la ocasión de gol más clara del partido. Diez minutos después, Adri Rodrigues sorprendía por la espalda de la defensa y cabeceaba alto prácticamente solo. Así se llegaba al final de los primeros cuarenta y cinco minutos.

En la reanudación, el equipo comenzó interpretando mucho mejor los espacios y juntando líneas. Esto provocó que el juego fuera mucho más fluído y la posesión de balón mucho más efectiva. En el minuto 49’, la lesión de Matías Rudler supuso la entrada de Borja Pimentel, lo que aportó frescura y movilidad arriba.

A punto de llegar a la hora de partido llegaría el primer gol. El árbitro señalaba falta en la zona izquierda del ataque del Atlètic. Muy próxima al vértice del área grande. El encargado del golpeo sería Gastón Machado, que de un disparo potente y tenso soplaba su primera vela y mandaba el balón al fondo de la portería.

La entrada de Nicolás Minutella por Luigi San Nicolás, y la anterior del español Borja Pimentel, estaban proporcionando oxígeno a un frente de ataque donde el chileno Jaime Grondona seguía como referencia. Recién cumplido el minuto 90’, tras un gran trabajo en la presión del quince argentino, este recuperaba el balón y pasaba a Borja, que viendo la llegada desde atrás de Gastón Machado, le cedía el balón para que el mediocentro charrúa pusiera la guinda de su particular pastel con un zapatazo desde fuera del área para llevar la tranquilidad al Estadio Nacional.

Con el 2-0 en el marcador el equipo no se conformó, y en el minuto 4’ del tiempo extra, Fabio Serra metía un pase en largo a la espalda de la defensa del Penya, que Borja Pimentel dejaba de cabeza para sumar su segunda asistencia y para que Jaime Grondona se estrenase en la liga andorrana rematando al primer toque de tiro cruzado.

Victoria muy importante para un equipo que sigue en crecimiento y que por segunda vez en la temporada deja la portería a cero.

FC ENCAMP 3 – BLACK HOUSE ATLÈTIC ESCALDES 1

El Black House Átlètic Escaldes se proclamó subcampeón de la Súper Copa de Andorra de Fútbol Sala tras caer 3-1 en una disputada final ante el Sideco FC Encamp.

En ocasiones, un marcador holgado no refleja el transcurso del encuentro. Esta fue una de esas veces. El empuje por hacerse con la victoria y la ambición por levantar la copa no fue suficiente para un Atlètic que no obtuvo el resultado deseado con su valiente planteamiento. 

Tras una primera parte donde los encampadanos se fueron al descanso con un gol de ventaja, en la segunda el Atlètic salió decidido a darle la vuelta al partido. El asedio era constante, y solo los palos y el portero rival podían evitar el gol del empate. A falta de cuatro minutos para el final llegó la ansiada recompensa al juego ofensivo. En una buena asistencia de Marçal Reventós, Nuno André ponía las tablas en el luminoso.

Con el 1-1 en el marcador, el Black House Atlètic Escaldes seguía en su empeño de llevarse la Súper Copa. Cabinho apostó por continuar con el portero jugador. Durante el último minuto de partido, tras dos pérdidas, el Sideco FC Encamp marcaba a puerta vacía desde su propio campo y se ponía de nuevo por delante en el marcador para poco después sentenciar con el tercer gol y proclamarse campeón.

Desde el club queremos agradecer el juego desplegado y todo el esfuerzo que hicieron nuestros jugadores. Estamos seguros que si siguen trabajando de la manera que lo hicieron pronto llegarán nuevos títulos.

¡Gracias equipo!¡Som-hi Escaldes!

UE ENGORDANY 1 – ATLÈTIC CLUB ESCALDES 1

El partido comenzaba con una UE Engordany muy batalladora y empeñada en conseguir su objetivo de llevar el enfrentamiento a un terreno más físico donde el Atlètic no se hiciese con el dominio del balón. Como consecuencia de esa propuesta, durante los primeros minutos las faltas cometidas por el equipo rival fueron numerosas, y las interrupciones trababan una y otra vez el ritmo del encuentro. Aún así, en el minuto 2’, tras un balón largo de Álex Ruiz, Nicolás Minutella peinaba para dejar en ventaja a Luigi San Nicolás, que salvando la salida del portero con una semi vaselina mandaba desviado el primer aviso.

En el minuto 12’ llegó una de las acciones más polémicas del partido y donde la UE Engordany se salvó de quedarse en inferioridad numérica. El número 8 de los blanquinegros trató de tomarse la justicia por su parte en respuesta a una falta anterior cometida por un jugador del Atlétic, y de forma intencionada entraba fuerte abajo para barrer a Luigi San Nicolás. La acción se saldó con una amarilla, que muy posiblemente hubiese tenido matices rojos de llevarse más minutos disputados.

El Atlétic comenzaba a adueñarse de la pelota y crear ocasiones de gol. A los 25’ minutos, tras una buena acción combinativa entre Fabio Serra y Matias Rudler, este último disparaba desde el vértice del área grande y obligaba al portero rival a emplearse a fondo para despejar el balón a córner a mano cambiada. Cuatro minutos más tarde, un activo Gemelsón Vieira  abría hacia el mayor de los hermanos San Nicolás, que tras un recorte buscaba sorprender por la base del primer palo. De nuevo obligaba a intervenir al activo guardameta de la UE Engordany. No fue hasta el minuto 32’ cuando tras una indecisión en defensa, un atacante rival se aprovechaba para poner un centro que se paseó por el corazón del área sin encontrar rematador.

Para cerrar una buena actuación en la primera parte, Gemelson Vieira realizaba una gran acción individual , y llevando el balón pegado a su pierna izquierda dejaba atrás hasta a cuatro contrarios para que su remate acabase en córner tras ser rechazado por el portero.

La segunda parte comenzaba con ocasiones en ambas porterías. En el minuto 47’, Alex Ruiz iba abajo para meter la mano y enviar a córner un remate cruzado que se colaba en la portería del Atlètic. Diez minutos después, el portero de la UE Engordany hacía lo propio para enviar a córner un nuevo remate de Gemelson Vieira. Tras el saque de esquina y unas manos dentro del área, el colegiado señalaría el punto de penalti. Xavi Viera transformaría la pena máxima para poner el 1-0 en el marcador. Justo antes del lanzamiento de córner, Dani Ferrón, ejerciendo de primer entrenador ante la sanción de Luís Blanco, hacía debutar a Jesús Rubio sustituyendo a Fabio Serra. También daba entrada a Borja Pimentel en lugar de Nicolás Minutella.

A raíz del gol, el Atlètic cedió porcentaje de posesión para tratar de cerrar el partido saliendo a la contra aprovechando la velocidad de Matías Rudler y Jesús Rubio. Tras una buena subida y conducción del internacional andorrano, este filtraba un pase a Borja Pimentel que de nuevo se topaba con el portero, el que sin duda se había convertido en el jugador más destacado de su equipo.

La UE Engordany colgaba balones al área tratando de apurar sus últimas opciones para empatar el partido. Con el tiempo ya cumplido y a punto de terminar los 5’ minutos de añadido, uno de esos balones al área provocaba un desajuste defensivo que acabó con un jugador rival en el suelo y con el árbitro señalando el segundo penalti del encuentro. No hubo error desde los once metros y el empate subió al marcador.

Finalmente, reparto de puntos con sabor amargo en el Centre d’Entrenament de la FAF.

ATLÈTIC CLUB ESCALDES 2 – INTER ESCALDES 1

El Atlétic Club Escaldes se adjudicó el derbi parroquial 2-1 pese a jugar con diez desde el minutos 35’ de la primera parte. El equipo se sitúa segundo en la clasificación y encara el tramo final de la primera vuelta con una buena dosis de confianza, tanto en lo anímico como en el juego ofrecido hasta el momento.

Los nuestros salieron a por el partido desde el pitido inicial. En el minuto 1’, Xavi Vieira enviaba alto la primera ocasión clara. Tras centro de Matías Rudler, un defensor del Inter desvió el balón que le llovió del cielo al ocho andorrano, y que prácticamente solo frente a la portería no acertó en lo que hubiera significado el 1-0.

Durante el primer cuarto de hora, las acciones de ataque del Atlètic se sucedían. Jaime Grondona estaba siendo un quebradero de cabeza para los defensores del Inter, ya que por arriba no conseguían ganarle ni un solo balón al nueve chileno. En el minuto 11’ Gemelsón Vieira, que volvía a ser titular, probaba suerte desde media distancia y enviaba el balón desviado. Lo propio hacía Luigi San Nicolás en el minuto 13’, que tras una asistencia de Nikola Žugić enviaba alto su disparo.

No fue hasta el minuto 16’ cuando el Inter d’Escaldes tuvo una aproximación clara con verdadero peligro, aunque esta fue solventada por Moisés San Nicolás. Tras esa jugada, Jaime Grondona vio la primera amarilla del partido tras dirigirse al árbitro para comentar una acción del juego.

Pasados los veinte minutos, Nikola Žugić volvía a ser protagonista en una acción de ataque. Tras un control y a la media vuelta, el serbio obligaba al portero rival a realizar una buena intervención y enviar el balón a córner. Tras el saque del mismo, Nikola volvía a finalizar, pero esta vez muy desviado.

A partir del minuto 25’, el Inter se hizo con más control del balón y obligó al Atlètic a posicionarse más atrás. Lejos de sentirse incómodo, el equipo interpretó bien esa situación de juego. Tras un balón largo hacia banda derecha, la presión de Luigi San Nicolás hizo que Kiki cediera mal hacia su portería. Gemelson Vieira aprovechó el mano a mano contra el portero y colando la pelota por debajo de las piernas, esta vez sí, en el minuto 33’ puso el 1-0 en el luminoso.

La alegría de adelantarse en el marcador pronto se vería empañada. En su enésima disputa aérea frente a los centrales del Inter, Jaime Grondona vio su segunda tarjeta amarilla. El colegiado interpretó que el chileno abría los brazos en el salto con la intención de golpear al rival. Nada más lejos de la realidad, ya que en la retransmisión televisiva, se aprecia como el nueve disputa el balón limpiamente. Corría el 35’ y el Atlètic se quedaba con un jugador menos.

El tramo final de la primera parte estaba siendo polémico. Gemelson Vieira vio tarjeta amarilla por lo que el árbitro interpretó de nuevo como una simulación dentro del área rival. Así se llegaba al descanso.

La segunda parte comenzaba como terminó la primera. Gracias a la ventaja de jugar con un hombre más, el Inter d’Escaldes se hizo con el dominio del balón y trató de buscar el empate. En el minuto 49’ llegaría. Tras una internada por banda derecha, Álex Ruiz prolongaba un balón que se colaba por el segundo palo. El balón llegaba a un atacante que de cabeza lo volvía a poner en el corazón del área pequeña para que Marc Pujol, también de cabeza batiese a nuestro guardameta. En el minuto 50’ la historia estuvo a punto de repetirse con los mismos protagonistas. Esta vez, el cancerbero de Pau ganaba la partida y con su pierna derecha enviaba a córner el mano a mano frente al número veintiuno.

Consciente de su superioridad numérica, el Inter insitía. Luís Blanco movió el banquillo para dar velocidad arriba y tratar de aliviar esa presión constante. Borja Pimentel entraba al campo en lugar de Fabio Serra, y  Nicolás Minutella sustituía a Luigi San Nicolás. Un doble cambio que dio sus frutos. En el minuto 65’ el quince argentino recibió una entrada al tratar de salir a la contra y  provocaba lo que sorprendentemente significaba la primera y única tarjeta amarilla del partido para los rivales. Poco después, en el 68’, Gemelson Vieira recuperaba un balón en el centro del campo y enviaba largo para dejar a Borja Pimentel solo frente al portero rival. Después de amagar con su pierna derecha, el malagueño disparaba de zurda haciendo así su primer gol en la liga andorrana y de nuevo poniendo en ventaja al Atlètic.

El Inter siguió buscando el empate a la desesperada, y salvo un disparo lejano de Lemiechevsky, la buena colocación defensiva y la actitud solidaria de de todo el equipo se acabó imponiendo haciendo claudicar al vigente campeón. De esta forma, el Atlètic Club Escaldes iguala a puntos al Inter d’Escaldes y se coloca segundo en la clasificación con un partido menos. El equipo se marcha al parón de invierno con buenas sensaciones y con el objetivo de seguir mejorando tras el merecido descanso.

UE SANT JULIÀ 2 – ATLÈTIC CLUB ESCALDES 1

En los primeros compases del encuentro se apreció que el Atlètic no conseguía esa fluidez de balón de la que había hecho gala en las dos jornadas anteriores. Sin embargo, el equipo, fiel a su seña de identidad y su compromiso, trataba de empujar y asentarse en el helado césped del Centre d’Entrenament de la FAF. En frente, una bien posicionada UE Sant Julià que llegaba con la lección bien aprendida.

Como resultado de ese empuje inicial, el equipo tuvo la primera ocasión a los 4 minutos. Un centro pasado de Nicolás Minutella se envenenó y a punto estuvo de colarse por el segundo palo de la portería defendida por el guardameta laurediano, que muy atento desvió a córner. El atacante argentino, muy activo en el tramo inicial, provocó una falta cerca del borde del área que Xavi Vieira estrelló contra la barrera. Con esa acción se llegaba al minuto 10.

Tras más de un cuarto de hora de partido, los de Sant Julià pisaban por primera vez el área del Atlètic. Un síntoma de la solidez defensiva de este equipo, sin embargo, algunas acciones dejaban ver que las transiciones de ataque defensa no se estaban llevando a cabo con la solvencia de partidos anterirores.

Rozando el minuto 20, el español Borja Pimentel se internaba por banda tras un habilidoso regate, y pisando línea de fondo cedía para la llegada de Gastón Machado, que remató excesivamente alto. Parecía que el de Rivera se estaba guardando la precisión para la siguiente ocasión, porque ocho minutos después de enviar un balón al cielo de Santa Coloma, esta vez, tras ejecutar una falta de manera impecable lo mandaría al fondo de la red sin que el portero rival pudiese hacer nada.

Hacia el final de la primera parte llegaría la acción más peligrosa del equipo rival. Alex Ruíz, muy atento, mandaba lejos el balón tras recibir una cesión comprometida por parte de Adri Rodrigues. De esta manera se llegaba al descanso.

Tras la reanudación, el Atlètic seguía con ciertas dudas a la hora de salir con el balón jugado. Esto provocó que el nivel de confianza del rival aumentase conforme pasaban los minutos. Tanto fue así, que en el minuto 54, tras un córner lanzado desde el lado derecho del ataque de la UE Sant Julià, el balón acabó golpeando en la mano de Nicolás Minutella, y el colegiado Alexis Gerardo Terrazo de León decretó la pena máxima que significaría el empate.

En el minuto 57, Luís Blanco dio descanso a Nicolás Minutella e introdujo en el terreno de juego a Gemelson Vieira. Pese al empate, el equipo seguía apelando a su estilo de posesión y control para volver a ponerse por delante en el marcador, sin embargo, en una acción aislada, el infortunio se cebó con Alex Ruiz. Fruto de esa convicción de salir con el balón jugado desde atrás, el cancerbero francés abrió un balón a banda que fue interceptado por el atacante rival, lo que le posibilitó rematar prácticamente a puerta vacía y poner el 2-1 en el marcador.

A partir del mazazo del segundo gol, el equipo quiso rehacerse a base de juego directo. El chileno Jaime Grondona entró en el minuto 70 para tratar de ser la referencia que pudiera convertir en ocasiones de gol esos centros al área y balones largos que se sucedían uno tras otro. Y pese a la entrada de Daniel Rojas y Christina Paredes para dotar de mayor desborde por ambas bandas, no fue suficiente para evitar la primera derrota de la temporada.

Tras este traspiés, la plantilla vuelve hoy a los entrenamientos con la vista puesta en el derbi de Escaldes, donde con total seguridad el equipo luchará con todas sus fuerzas para irse al parón invernal sumando tres nuevos puntos.

ATLÈTIC CLUB ESCALDES 2 – CE CARROI 1

Este segundo partido de la temporada para Atlètic Club Escaldes empezó como si una prolongación del primero se tratase. El equipo se hizo dueño del balón desde el primer minuto y demostró que los nervios y las imprecisiones del primer tiempo contra la UE Santa Coloma no eran más que una consecuencia de las enormes ganas y de la ambición que tiene esta plantilla.

Frente al CE Carroi, Luís Blanco únicamente introdujo un cambio respecto al once anterior. La potencia y explosividad de Gemelson Vieira dejaron hueco a la visión de juego y pausa que aporta el estilo de Gastón Machado. La entrada del veinte por el diez fue determinante, ya que con un gol y una asistencia, el uruguayo fue una de las piezas clave en esta primera victoria.

Desde los primeros minutos se vio que iba a ser un partido intenso y disputado. La mayor posesión de balón del Atlètic obligaba al CE Carroi a salir jugando con balones largos tratando de buscar la espalda de Adri Rodrigues y Rafa Santos. En el minuto 12, el internacional andorrano vio tarjeta como motivo de la enérgica disputa que estaba teniendo con el delantero del equipo rival.

Pasaban los minutos y el dominio se traducía en llegadas por ambas bandas. Por banda izquierda, un activo Luigi San Nicolás buscaba una y otra vez la manera de romper esa última línea defensiva, mientras que por banda derecha Nicolás Minutella y Matías Rudler demostraban el buen entendimiento que existe entre ellos haciendo de las suyas y poniendo en verdaderos apuros al lateral izquierdo del CE Carroi. En el minuto 35, en una de esas jugadas, Minutella creó un espacio tras conducción y cedió para que Matías Rudler pusiese un centro medido a la cabeza de Gastón Machado que remató a la red y abrió el marcador.

El guión del partido no iba a variar, pero apenas un par de minutos después del gol del Atlètic, en un balón largo el Carroi tuvo la oportunidad de empatar el partido. Un atento Álex Ruíz diluyó el peligro con una buena salida al borde del área.

Justo antes de llegar el final de la primera parte llegó la polémica. El colegiado Luís Miguel Do Nascimento Teixeira mostró tarjeta amarilla a Matías Rudler por una falta inexistente, y seguidamente volvió a amonestar a Nicolás Minutella al considerar que el de Buenos Aires estaba perdiendo tiempo a la hora de colocarse como barrera en esa misma falta.

La segunda parte se reanudó igual que la primera. El dominio azul seguía provocando desajustes en la defensa del CE Carroi. Tras un par de remates desviados y otro par de buenas acciones del portero rival, en la salida de un córner ejecutado por Gastón Machado, el serbio Nikola Zugić desvió el balón hacia el interior de la portería. El 2-0 subía al marcador en el minuto 64.

Lejos de relajarse, el Atlètic buscaba aumentar la ventaja, sin embargo, en una acción aislada y aparentemente controlada, un rebote dejaba al delantero del Carroi en un mano a mano con Álex Ruíz, que esta vez no pudo hacer nada para evitar que el primer gol de los de Andorra la Vieja subiera al marcador.

En el minuto 85 Luís Blanco agotaría su última tanda de sustituciones. Dio entrada a Daniel Rojas para dar descanso a un buen Xavi Vieira, y Borja Pimentel dejó su puesto en ataque para que lo ocupara Jaime Grondona, debutando de esta manera en la liga andorrana. A estos cambios se sumarían los dos anteriores, en los que el técnico español buscó oxigenar el centro del campo dando entrada a Gemelson Vieira por Nicolás Minutella, y seguir creando peligro en banda derecha con el buen hacer del lateral Christian Paredes, que dio relevo a su compañero de posición Matías Rudler.

El marcador ya no se movió, y tras tres minutos de añadido, el árbitro hizo sonar el silbato para estrenar el casillero de victorias y sumar los primeros tres puntos de la temporada. Sin duda, una buena inyección de confianza para el partido del próximo miércoles frente a la UE Sant Julià.